Ciudad Emprende
Actualidad
Barreras: el desafío de agilizar la Ciudad de Buenos Aires

BUENOS AIRES (Redacción) – Algún día quedará la anécdota que para pasar de un lado al otro de avenida Nazca el cruce del tren Sarmiento se podía llegar a estar detenido con el auto al menos 20 minutos. No es…

BUENOS AIRES (Redacción) – Algún día quedará la anécdota que para pasar de un lado al otro de avenida Nazca el cruce del tren Sarmiento se podía llegar a estar detenido con el auto al menos 20 minutos. No es una exageración: ese punto, como tantos otros, marcan el por qué está ciudad de Buenos Aires sigue tan atrasada. ¿La culpa? Las barreras.

Pese a los reiterados anuncios, aún restan en el área metropolitana más de 470 pasos a nivel, de los cuales 74 están en la Capital. Y todos esos cruces constituyen no sólo un caos urbano sino decenas de peligros latentes. Ahora, pareciera que se apunta a cumplir un plan de inversiones que lleven a una lenta pero progresiva modificación del entramado urbano con, al menos, un alivio en el tránsito.

Cuando comiencen las obras, los primeros barrios porteños que comiencen a recibir los beneficios de eliminar pasos a nivel serán Palermo, Núñez, Belgrano, Pompeya y Barracas, entre otros.

Según el plan de obras, los trabajos sobre el tren Mitre tendrán una extensión de 3,9 kilómetros entre Palermo y Núñez. El tren, que ya corre elevado hasta detrás del Hipódromo, continuará así hasta la avenida Congreso, en donde ya se hizo un paso bajo nivel. La inversión prevista es de $ 2.600 millones el objetivo es terminar la obra, que en principio se financia con fondos propios, en marzo de 2019.

Para tener dimensión de los beneficios de eludir los pasos a nivel por arriba o por abajo: el ramal de tren es utilizado por 100.000 pasajeros todos los días, pero se benefician 30.000 usuarios de las líneas de colectivos que atraviesan la zona y unos 70.000 automovilistas.

De acuerdo a los promedios generales, las barreras de la línea Mitre permanecen bajas entre 20 y 30 minutos por hora, minutos suficientes para que se generen espesos embotellamientos y demoras todos los días. Logrando un curso de dirección directo se pasaría de frecuencias de entre 10 y 15 minutos a entre 3 y 5 minutos.

Todo suena muy bien, pero mientras existan barreras será un impedimento para lograrlo. Buenos Aires necesita evolucionar y la movilidad urbana es condimento indispensable para crecer.

Acerca del Autor

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos con * son obligatorios.

CONTACTO

  • redaccion@ciudademprende.com
  • 155-602-5810
  • Ciudad de Buenos Aires

  • www.grupopressing.com.ar
  • info@grupopressing.com.ar
  • DATA FISCAL

    Editor Responsable: Néstor Muñoz Directorio 4059 9°108 - CABA redaccion@ciudademprende.com Derecho Autor Registro Propiedad Intelectual Nº RL-2018- 37865927